miércoles, 2 de julio de 2008

Licenciada

Me van a perdonar ustedes la debilidad y el sentimentalismo, pero es que ya soy (extraoficialmente) licenciada. Algo de vértigo da.

Pero hay algo en ese atardecer de domingo que antes no existía, una sensación de premura y despojo que ha ido creciendo a medida que se acercaba el final del curso. Se ha adelgazado la consistencia de las cosas y los colores son ahora más vivos bajo una luz ya de verano, y los olores más intensos, el tiempo discurre con una desconocida liviandad y parecen más breves las clases y los días y hasta las canciones, una moneda en la ranura de la máquina de discos y en menos de tres minutos se acaba la música, y con ella la exaltación de tanta ternura imaginada, la plenitud furiosa de las guitarras y la batería, tantas afirmaciones y huidas y búsquedas demasiado perentorias para que alguien o algo las satisficiera. Y en esa urgencia detenida, en la repetición de caminatas, canciones, exámenes, encuentros fugaces con Marina, días tachados en los calendarios, aprendíamos lentamente y por primera vez que nuestras vidas de siempre estaban a punto de cambiar, y había delante de nosotros fechas definitivas y pasos que ya no tendrían vuelta. Era, aquella tarde de domingo, con las heladerías ya abiertas y las muchachas vestidas de colores claros, con un azul de postal en el cielo de Mágina, sobre las casas de cal blanca y las torres doradas por el sol, el descubrimiento inaudito de que algunas cosas ocurren por última vez: en la semana siguiente habría un último examen en el instituto, y cuando pasara el verano y terminaran los días tibios de la feria de octubre ya no volveríamos nunca más a las aulas. Viviríamos otras vidas en ciudades lejanas, y el tiempo habría perdido su tediosa eternidad circular, la rotación de los cursos, de las cosechas, de los trabajos en el campo, hasta de los paisajes amarillos, ocres, verdes, azulados, que habíamos visto sucederse en el valle del Guadalquivir desde antes de tener memoria o uso de razón. Desde ahora el tiempo era una línea recta que se prolongaba en dirección al porvernir y al vacío (...)

Antonio Muñoz Molina
El jinete polaco

13 comentarios:

  1. ¿Podrías acaso haber escogido un texto mejor?

    Enhorabuena, licenciada :)

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Enhorabuena!!

    Pero la nostalgia dura hasta que uno tiene que empezar a pensar en que hacer después. Y entonces es muñcho peor porque esa situación da tanto miedo que uno busca alguna forma dramática para volver a ser estudiante-tan pronto como sea posible. Lo puedes llamar beca, doctorado, etc... Bienvenida al mundo del posgrados.

    ResponderEliminar
  3. Asias :)

    Y ya, lo del posgrado ya lo sé. En eso consisten mis planes, de hecho. Pero imagino que de algún modo será diferente. Será también que es lo que quiero imaginar.

    Yo no lo llamaría nostalgia, de todas formas. No exactamente, o no en mi caso.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades,

    una parada más¡¡¡¡¡

    Zapatero no te debe tener en buena estima.

    Bromas aparte, de los comentarios deduzco que todavía no te veo opositando, si acaso carrera universitaria.

    ResponderEliminar
  5. Pablo Baquero Sánchez3 de julio de 2008, 11:43

    Felicidades. Por seguir con las citas literarias, y ante su nueva perspectiva, escribe Félix de Azúa en "Momentos decisivos": 'El momento decisivo siempre es propio, nos pertenece como nos pertenece nuestra propia muerte, no hay momentos colectivos porque lo colectivo es precisamente un modo de escapar al momento propio, creyendo que así engañamos a la muerte. Por eso debemos tomar nuestra decisión como si la tomara el mundo pero sin el mundo'. Enhorabuena, siga contándonos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Enhorawena!
    Ahora a ver si te tomas vacaciones este veranico y disfrutas de licenciada, que ahora empieza la vida relajada... o eso dicen ;)
    ¡Un besico!

    ResponderEliminar
  7. Desde tierras íberas, Tirito le felicita por su licenciatura :)Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos :)

    Y sí... Aunque Zeta creo que tiene motivos de sobra para odiarme, vaya o no directa a las colas del INEM (aunque, tal como intuyes, antes de recurrir a eso pasaré por todas las colas de los papeleos para becas predoctorales).

    Félix de Azúa :) [ante esa elección literaria, Pablo, sólo cabe una sonrisa como respuesta].

    Eliah, sabes perfectamente que lo de la vida relajada es una crueldad por tu parte :-P

    Y en cuanto a Tirito, tiene usted pendiente explicarme el contenido de determinado SMS en el que se aludía a seres masculinos. Espero recibir un informe completo y detallado en tiempo y forma.

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas felicidades.
    Siempre sugiero saborear los momentos hasta el límite (precisamente porque no lo hago suficientemente). Así que sí, saboree este punto, aunque sea seguido.Y no: nostalgia no, nunca.

    ResponderEliminar
  10. :)

    No sé de dónde voy a sacar el tiempo para saborear teniendo en cuenta que estoy trabajando más ahora que en cinco años de carrera... Pero bueno, opto por pensar que eso es en cualquier caso una buena señal.

    Gracias ;)

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena!

    Si tiene pensado hacer una tesis doctoral, bienvenida al grupo. Yo estoy en la universidad de zaragoza (sección contemporánea) trabajando en ella desde hace unos meses.

    Saludos y felicidades again

    Aníbal

    ResponderEliminar
  12. Pues sí :)

    ¿Qué tema andas investigando? (Si no es mucha indiscreción)

    Un saludo y gracias ;)

    ResponderEliminar
  13. Pues estoy empezando ya a trabajar en la tesis y lo que pretendo es hacer un estudio de Renovación Española al estilo de los trabajos de emilio Gentile sobre el Partido Fascista en Italia. Se ha escrito bastante sobre ideología reaccionaris, fascista, etc... pero de Renovación española como partido no. Quiero combinar el estudio político con el ideológico y dedicarle algún capitulo a su relación con El Vaticano, que tiene tela.

    ¿Y usted tiene algún tema más o menos pensado?

    Saludos


    Aníbal

    ResponderEliminar

Por favor, sean respetuosos. No griten, chillen, insulten ni tiren de los pelos. Recuerden que el español es más bonito que el lenguaje SMS. No confundan conceptos con premeditación y alevosía. El argumento ad hominem es para quienes no tienen argumentos.

[Nota: Si hace más de un mes de la publicación de esta entrada, tendré que revisar su comentario antes de que apareza publicado. Cosas del spam, qué se le va a hacer.]